Este sitio web bilingüe se dedica a la cuestión más fundamental de la fe cristiana – a la Santísima Trinidad. Con su apertura intento poner mi grano de arena en su explicación, porque sin entenderla es imposible ni siquiera acercarse a la comprensión del hombre ni de Dios. Y aunque en el sitio coloqué también (especialmente en la parte rusa) mis trabajos históricos, todos ellos están escritos afín a la ideología que se formó en la base de mis observaciones bíblicas y lingüísticas. La misma definió mi creencia en Jesucristo venido en carne, y mi confesión que está basada en las siguientes palabras del apóstol Pablo:

 

“Os ruego, hermanos, que os guardéis de los que suscitan divisiones y escándalos contra la doctrina que habéis aprendido; apartaos de ellos, pues esos tales no sirven a nuestro Señor Jesucristo, sino a su propio vientre, y, por medio de suaves palabras y lisonjas, seducen los corazones de los sencillos.” (Rom 16: 17-18)

 

   Por eso no puedo unirme con ninguna de las conocidas confesiones cristianas que aparecieron como efecto de las tentaciones y divisiones alejándolas de la Palabra de Jesucristo. Pero al mismo tiempo reconozco, que cada una de ellas a su modo, de una manera u otra contribuyó a la divulgación de la Palabra del Señor, generó también una infinidad de obras de arte musicales y literarias que en esencia constituyen la respuesta del espíritu, de la mente y del corazón humano a la Palabra del Señor. Con esa razón a todas ellas las reúno bajo el concepto simple de la Iglesia, la que entiendo como la única Iglesia espiritual e indivisible de los tiempos de los primeros apóstoles, que, por lo menos ahora, puede existir, a mi juicio,  sólo en la conciencia del hombre cristiano y no como un establecimiento institucional.

 

                                                                                                                                         Volver a la página inicial